21 de agosto – China Town y Little Italy

20 de agosto

Tras cambiar la cámara que bien rápido me cargué (sin problemas, como es habitual en las grandes tiendas) tocó visitar toda la Zona Cero en la que pude tomar fotos y hacer vídeos gracias a la cámara de Isa, ¡¡gracias, guapa!! Todo está vallado así que poco hay que contar, pero al menos nos pasamos por el tributo a las víctimas.

Después tocó una visitilla a Wall Street aunque el edificio de la bolsa no fue gran cosa. Es una pena que no dejen pasar adentro.

Y por la noche, ¡¡fiesta!! Estuvimos en el pub Town Tavern de la zona de Greenwhich el cual es recomendable los miércoles ya que la cerveza sale a menos de 1€, previo pago de 7€ de admisión, eso sí.

21 de agosto

Ya con la cámara nueva preparada y con su batería a tope, toca empezar a hacer fotos de lo lindo y a cruzar los dedos para que no se vuelva a romper.

De entrada, los alrededores de la escuela: Empire State y arte con cartones de huevos:

Y para continuar, algo con lo que un buen aficionado como yo se empieza a poner ansioso… La tercera temporada de Héroes publicitada por todas partes. Es tremenda la cantidad de anuncios acerca de series que ponen en este país, realmente saben qué es lo que triunfa.

Y, por supuesto, bienvenidos a China Town:

Sin olvidarnos de los cachondos carteles italianos en Little Italy, zona de mafiosos como yo 😛

Buscando templos budistas acabamos en el ensayo de una obra de teatro… ¿¿cantonés?? Si no fuera por los precios, iríamos a ver también el día de la actuación ya los vestidos son muy chulos.

Y acabamos con un par de imágenes de lo que se ve desde mi ventana… Mejor verlo así, por la noche, ya que de día pierde bastante glamour.

PD: Decepción en China Town. Yo creía que allí sería fácil encontrar trapicheos con el iPhone, pero nada de nada. Son mejores los chinos en España 😛

Anuncios

Nueva York, 19 de agosto, Estatua de la Libertad y Central Park

Bueno, tras un tiempo desaparecido del mundo bloguero, reaparezco brevemente para empezar a actualizar las cosillas que voy haciendo por aquí.

¿El viaje? Un coñazo. Largo de narices, pero da tiempo a todo, a conocer a la gente (muy majos todos), a dormir, a ver pelis… Lo que sea. Y una vez llegados, pues nada, a alucinar con todo porque, al menos para mí, todo esto es de película empezando por los coches y autopistas según íbamos camino de la residencia. Un apunte, hay mucho de mito en las preguntas que te hacen antes de entrar en el país, pero sí que te preguntan si ayudaste en su día al régimen nazi y a mí también me preguntaron acerca del dinero que llevaba encima… Mal rollito, pero menos de lo que esperaba.

El Manhattan School of Music Dorm está genial. Las habitaciones son amplias, con un escritorio muy majo, con espacio para guardar la ropa más que de sobra… En fin, que muy contento.

Y tras situarse, pues para la escuela a ver por dónde anda. La situación es genial, en la 7th Av con la 28th St y se llega de fábula desde nuestro querido barrio de Harlem 😛

Tocaron los primeros contactos con la comida estadounidense, pero de momento poca cosa. Un buffet al peso, una Coca-Cola de Vainilla (buenísima) y fuera.

De todos estos primeros momentos sólo hay pruebas fotográficas a través del móvil, que no tenía cámara, pero ya se subirá alguna que otra una vez de vuelta a España.

18 de agosto

Primer día en la escuela, examen de acceso y al sexto nivel (de 7) que me llevan. El resto del día, para aprovechar la ciudad. Me pillo mi cámara de fotos que no puedo usar hasta que no cargue la batería. Me pierdo, me reencuentro en medio de Times Sq… Por cierto, es absolutamente fascinante lo de Times Sq, me quedé durante un rato mirando hacia todos los lados para asegurarme de dónde me había metido realmente, tremendo.

Y para finalizar el día, subida a lo alto de Rockefeller Center, lo que se conoce como el Top Of The Rock. Posiblemente de día se vea mejor Central Park, pero las vistas siguen siendo formidables desde el observatorio más alto (en el Empire State Building no se puede subir tanto) que hay en Nueva York.

19 de agosto

Como no, empezamos con las primeras fotos a medios de transporte de allí… El típico taxi neoyorquino, el típico autobús escolar made in Simpsons y el metro (Subway), calorazo en el andén, aire acondicionado a tope en los vagones:

Tras el primer día de clase (jolín, Álvaro, ¡qué rápido nos han separado!), toca visitar uno de los grandes iconos americanos, la Estatua de la Libertad, para la cual lo mejor es coger el ferry que llega hasta Staten Island ya que es gratuito y pasa cerca de la Estatua.

Espectaculares vistas de la isla de Manhattan y yo con la Estua de la Libertad de fondo para que se vea que soy yo el que está por ahí 😉

Una vez de vuelta a tierra firme, una racioncita de naturaleza en Central Park… Aunque sólo hasta pasada la mitad del parque, hasta el enorme lago, ya dejaremos el resto para otro momento.

El mundo en mis manos:

¿Qué tal mi estilo de bateador? Mejor sigo de informático…

El gran lago de Central Park una vez llegada la noche. Genial el contraste entre naturaleza y grandes edificios.

PD: Esperemos que se vean todas las fotos… El puñetero proxy de la residencia me capa alguna y no sé por qué.

GP de Alemania – Hockenheimring

Bueno, tras no poder aparecer por motivos laborales para comentar cosas sobre la carrera de Alemania, haré un mini resumen de unas líneas sobre ella antes de ponerme con lo que aconteció en Hungría.

Tras el paso el GP de Europa al circuito urbano de Valencia, Alemania se dedica a alternar las carreras entre los dos circuitos que antes copaban el calendario de la categoría. Si el año pasado vimos una apasionante carrera con lluvia en Nurburgring (grua incluida 😛 ) este año nos tocaba el otro circuito alemán: Hockenheim.

Este circuito quedó algo menos interesante tras meter mano en él el arquitecto por antonomasia de la Fórmula 1 moderna, Herman Tilke, eliminando toda la zona que iba por los bosques y que, al ser básicamente rectas con chicanes enmedio, convertían al circuito en uno de los más rápidos del Mundial junto con Monza.

Para el fin de semana nos encontramos con un Hamilton bastante dominador desde los primeros entrenamientos y que no defraudó nisiquiera cuando llegó el momento de la verdad de la clasificación, quedando por delante de Massa y de su compañero de equipo. En cuarta posición se situó el asturiano de Renault con unos reglajes ciertamente peligrosos: sacrificaba velocidad en los dos primeros tramos del circuito para lograr un tiempazo espectacular en la zona del Motodrom, mucho más revirada.

Una vez llegada la carrera Hamilton salió sin problemas mientras que Massa y Kovalainen pelearon por la segunda posición. Tras ellos, Alonso nuevamente perdía posiciones y se quedaba por detrás de Kubica y Trulli, pero sin separarse de estos y achuchado por Raikkonen.

Hamilton marcaba un ritmo infernal para el resto de pilotos y se iba escapando con relativa facilidad mientras que Alonso trataba a la desesperada de pasar a Trulli lo que dejaba a las claras uno de los grandes problemas de su Renault, la falta de tracción. A lo largo de la carrera trató en varias ocasiones de adelantar a pilotos cogiéndoles el lado bueno a la salida de las curvas, pero lo único que lograba en sus intentos era darse de morros con la brutal falta de tracción de su monoplaza por lo que pilotos como Raikkonen (intentando adelantar a Trulli) o Rosberg (intentando el astur pasar a Vettel) pudieron pasarle aprovechando esas carencias.

Mediada la carrera se produjo una situación curiosa. Glock tuvo un fuerte golpe en plena recta de meta (salió de su monoplaza quejándose de la espalda) con lo que el Safety Car salió para que las piezas pudieran ser limpiadas. La gran mayoría de los pilotos entraron en boxes para efectuar su segundo repostaje, quedando en pista pilotos como Piquet que había repostado recientemente ya que su retrasada posición de salida le permitió cargar mucho combustile y un sorprendente Hamilton. Nadie era capaz de entender cómo era posible que el jefe de filas de McLaren no entrara en boxes y sí lo hiciera su compañero.

Una vez que el coche de seguridad abandonó la pista nos encontramos con la extraña situación de tener a Hamilton en primera posición tirando como un poseso para sacar la máxima distancia posible a Massa que se encontraba en tercera posición tras un asombroso Piquet. Por detrás Alonso seguía perdiendo posiciones y Raikkonen aprovechó el agrupamiento de coches para iniciar un ataque sin contemplaciones a todos los pilotos que se encontraba por su camino, realizando una segunda parte de carrera espectacular, sobre todo en comparación con la primera parte apática que realizó.

Hamilton finalmente entró a boxes lo que dejó a todo el mundo de piedra ya que salió quinto por detrás de su compañero tras esta extraña estrategia. Pero Kovalainen hizo buen trabajo de equipo y, caballerosamente, le dejó pasar para evitar que Heidfeld, que también tenía que parar en boxes, no se colocara por delante suya tras salir de boxes, lo cual sería un problema. El siguiente objetivo del británico era Massa al que alcanzó con su ritmo implacable, superándolo en la horquilla sin apenas problemas, demasiado blando y confiado el brasileño que le dejó la puerta abierta con demasiada facilidad.

Finalmente, el sorprendente Piquet era el únic obstáculo que se interponía entre Hamilton y la victoria y el joven brasileño no molestó excesivamente al británico. Para él era toda una victoria lograr un segundo puesto por lo que arriesgarse a pelear con Hamilton no le interesaba así que le dejó pasar con facilidad y finalmente Hamilton ganó la carrera con mano de hierro pese a la mala estrategia de su equipo. Piquet logró su primer podio en la categoría gracias a que la suerte le acompañó en su estrategia y un apagado Massa completó el podio.

A modo de opinión sobre la carrera seré breve en esta ocasión:

Hamilton estuvo espectacular. Su mejor carrera desde que está en la categoría y nisiquiera una mala estrategia del equipo fue capaz de reventarle un grandísimo fin de semana. Se destaca en la clasificación general.

– A Piquet le acompañó toda la suerte del mundo, lo que no quita para que haya que dar la enhorabuena tanto al brasileño como a su estratega particular por la arriesgada estrategia de carrera a una parada que idearon.

Massa ha logrado un podio bastante sosete. Apenas hizo nada que destacar y cuando podía haber plantado cara a Hamilton le abrió la puerta como si el inglés le estuviera doblando. Muy mal.

– Buena carrera de Heidfeld que acabó en una muy buena cuarta posición que habría sido incluso mejor de no haber aparecido la labor de equipo de Kovalainen.

Kovalainen realizó una carrera simplona, sin nada que destacar. Empezó peleando con Massa pero se fue hacia atrás y lo único que se puede destacar de él es la ayuda que prestó a Hamilton para lograr su victoria.

Raikkonen, al igual que su compañero, estuvo muy apático buena parte de la carrera, aprovechando únicamente la falta de tracción del R28 de Alonso. Pero la aparición del Safety Car le dio alas y logró remontar varias posiciones, colaborando con Hamilton en crear una segunda parte de carrera espectacular.

– Grandísimo Vettel que volvió a entrar en los puntos y se permitió incluso el lujo de plantar cara a la salida de boxes a todo un bicampeón del Mundo. Buena forma de celebrar su fichaje para el año que viene con Red Bull.

– Y como punto muy negativo del fin de semana dejaremos a Alonso. El coche no da para más por mucho que nos vendan la moto cada fin de semana, pero entre esa falta de tracción y el ímpetu del asturiano por tratar de ganar alguna posición para acabar perdiéndola nos encontramos con una carrera para olvidar.