Un día normal… O no

Un día más de trabajo, vuelta por la M-40 como cada vez que me llevo el coche, salgo de esta carretera para llegar hasta la M-506 por la que entro en Fuenlabrada… Nada nuevo… ¿Seguro? Delante de mí un coche de policía, supongo que realizando la habitual ronda para velar por nuestra seguridad… Hasta que a metros de mi casa veo que enciende las luces, ¿irá a hacer alguna pirula como he visto en otras ocasiones? Pues no, en este caso resulta que enfrente de mi garaje hay un Renault Mégane encima de la valla, totalmente atravesado, con el morro reventado y con jóvenes pidiendo ayuda para salir… ¿¿¿Cómo cojones se han subido hasta ahí y se han llevado unos 5 metros de valla de forja???

Sabía que antes o después pondrían resaltos en mi barrio y me parece que este incidente puede ser el desencadenante final.
Sigue leyendo

Copa Confederaciones – España fuera

Bueno, más que un análisis del partido (los hay de sobra por Internet) quiero señalar una frase que me ha hecho mucha gracia de uno de esos grandes periódicos deportivos que tenemos en este país:

El otro manta que hubo fue Jorge Larrionda, el árbitro, porque fue el único que ha conseguido calentarnos -en el peor de los sentidos- durante estos quince días en Sudáfrica. El penalti que no señaló sobre Xavi enerbó a todos, pero un minuto después ya estábamos otra vez helados y sin excusas.

Tiene narices que aunque finalmente se diga que no hay excusas, que la hemos cagado, que España no jugó como acostumbra, etc., de alguna forma tengamos que acabar cargando contra el árbitro. El árbitro es humano, tal vez tuvo un pequeño error (que dudo mucho que cambiara el partido), pero por un mísero error llamarle manta… Habría que vigilar 24 horas al día al autor de esta noticia para asegurarnos de si realmente él es la perfección hecha persona.

Fuente.